Manifestación del sindicato polaco Solidaridad en el lugar de peregrinación Czestochowa (Polonia). El sindicato ilegal Solidaridad se convierte en un movimiento de masas que ya no es posible detener.
Fuente: AP Photo

Detenciones y deportaciones

En 1987, los dirigentes de la RDA quieren acallar una vez más a los críticos dentro del país y detienen a opositores en Berlín Este. Protestas masivas consiguen su puesta en libertad. Pero una nueva oleada de detenciones en enero de 1988 obliga a conocidos defensores de los derechos civiles a abandonar la RDA.

La iglesia Zionskirche en Berlín Este el 25 de noviembre de 1987. En la iglesia se ha iniciado una vigilia en la que se informa sobre la detención de empleados de la Biblioteca sobre Medio Ambiente y sobre las protestas pidiendo su liberación.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft

En noviembre de 1987, la situación parece favorable para desarticular la oposición en la RDA. El jefe de Estado de la RDA, Erich Honecker, es recibido por Helmut Kohl en Bonn durante una visita oficial. Tras esta cumbre germano-germana, el SED lleva a cabo diversas detenciones de opositores. Esto desata una oleada de protestas en el país. En muchas ciudades tienen lugar acciones solidarias con los detenidos. También en la RFA se reclama la liberación de los opositores. Los dirigentes de la RDA tienen que ceder ante la presión pública y liberar a los encarcelados.

En enero de 1988, defensores de los derechos civiles se manifiestan en favor de los derechos humanos y la democracia. Vuelven a producirse detenciones. La amenaza de sentencias de varios años fuerza a la mayoría de los detenidos a marcharse al Oeste. La oposición parece estar debilitada, pero las protestas siguen aumentando a lo largo del año.

Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang