Manifestación del sindicato polaco Solidaridad en el lugar de peregrinación Czestochowa (Polonia). El sindicato ilegal Solidaridad se convierte en un movimiento de masas que ya no es posible detener.
Fuente: AP Photo

La lucha por Zion

La noche del 25 de noviembre de 1987, la Stasi irrumpe en la parroquia de Zion en Berlín Este en compañía de un fiscal. Su intención era sorprender a empleados de la Biblioteca sobre el Medio Ambiente, domiciliada allí, imprimiendo una revista ilegal. Sin embargo, en ese momento se están produciendo los periódicos sobre medio ambiente semilegales, que el Estado tenía que tolerar por su estatus de boletines eclesiásticos. Pese a no poder achacar ningún delito a los opositores, la policía secreta incauta las máquinas y detiene a los presentes.

Pero los dirigentes de la RDA habían subestimado a las redes opositoras. A la mañana siguiente, éstas habían publicado ya un escrito de protesta conjunto. La opinión pública internacional se hace eco a través de los medios de Alemania Occidental. Políticos occidentales reclaman la liberación de los detenidos. En toda la RDA tienen lugar actos públicos de intercesión y acciones solidarias por los detenidos. En la iglesia Zionskirche se organiza una vigilia. Las amplias protestas tienen éxito. En vista de la masiva presión pública, los detenidos son puestos en libertad. Es la primera gran derrota del SED frente a la oposición antes del fin de la RDA.

Miembros de la Biblioteca sobre Medio Ambiente fotografiados por empleados de la Stasi durante un registro de las instalaciones la noche de su detención del 24 al 25 de noviembre de 1987. Bodo Wolff, Till Böttcher, Bert Schlegel, Wolfgang Rüddenklau, Tim Eisenlohr (de izq. a der.).
Fuente: Bundesbeauftragte für die Unterlagen des Staatssicherheitsdienstes der ehemaligen DDR
En la mañana del 27 de noviembre de 1987, participantes de la vigilia colocan una visible pancarta en la torre de la iglesia. Exigen la liberación de los miembros de la Biblioteca sobre Medio Ambiente detenidos. La policía y la Stasi llaman a los bomberos para que retiren la pancarta.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft/Siegbert Schefke
Empleados de la Stasi filman abiertamente a quienes participan en la vigilia en noviembre de 1987. Con esta documentación gráfica y su presencia física pretende acobardar a los simpatizantes, pero, a pesar de ello, el número de participantes sigue aumentando.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft/Siegbert Schefke
Amigos berlineses occidentales de los opositores de la RDA movilizan a la prensa. Todos los medios de la RFA informan sobre las detenciones y políticos de todo el mundo reclaman la liberación de los detenidos, algo que molesta a los dirigentes de la RDA, que tanto se esfuerzan por cuidar su imagen internacional. Periódico ##B.Z.## del 26 de noviembre de 1987.
Fuente: BZ, 26.11.1987
Los dirigentes de la RDA son sorprendidos por las masivas protestas procedentes de todo el mundo. Poco a poco va poniendo en libertad a los detenidos. Los miembros de la Biblioteca sobre Medio Ambiente Andreas Kalk (izq.) y Till Böttcher (der.) son puestos en libertad al día siguiente de su detención.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft/Siegbert Schefke
Wolfgang Rüddenklau, miembro de la Biblioteca sobre Medio Ambiente, poco después de su puesta en libertad el 28 de noviembre de 1987. Él fue el último en ser puesto en libertad por la Stasi.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft/Ann-Christine Jansson
Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang