Manifestación del sindicato polaco Solidaridad en el lugar de peregrinación Czestochowa (Polonia). El sindicato ilegal Solidaridad se convierte en un movimiento de masas que ya no es posible detener.
Fuente: AP Photo

El movimiento ecologista

El 19 de mayo de 1984, los ecologistas llaman la atención sobre la destrucción del hábitat en la RDA a manos de la industria química mediante una marcha protesta de Bitterfeld a Wolfen. La acción ha sido convocada por la Iglesia y es tolerada por el Estado. En primer plano, Michael Beleites, Christian Halbrock, Oliver Groppler (de izq. a der.).
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft/Johannes Beleites
El físico Sebastian Pflugbeil (izq.) y el ecologista Michael Beleites (der.) reúnen información sobre la industria atómica en la RDA. Critican las condiciones insostenibles en la minería del uranio y la falta de seguridad en las centrales nucleares.
Fuente: Günter Zint
La Stasi documenta fotográficamente la destrucción medioambiental, cuya dramática magnitud no le queda más remedio que confirmar en actas internas. Ecologistas de la RDA habían publicado previamente imágenes similares a través de los medios de Alemania Occidental. Esto provoca especialmente a la dictadura, que persigue a los activistas medioambientales.
Fuente: Bundesbeauftragte für die Unterlagen des Staatssicherheitsdienstes der ehemaligen DDR
La Stasi documenta fotográficamente la destrucción medioambiental, cuya dramática magnitud no le queda más remedio que confirmar en actas internas. Ecologistas de la RDA habían publicado previamente imágenes similares a través de los medios de Alemania Occidental. Esto provoca especialmente a la dictadura, que persigue a los activistas medioambientales.
Fuente: Bundesbeauftragte für die Unterlagen des Staatssicherheitsdienstes der ehemaligen DDR
Panfleto del movimiento ecologista de la RDA que utiliza la letra de una popular canción: “Mil veces no ha pasado nada...” Tras la catástrofe del reactor de Chernóbil (Ucrania) el 26 de abril de 1986, los ecologistas advierten de los peligros de la energía atómica y critican la insuficiente política informativa de los dirigentes de la RDA.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft/Plakatsammlung
El 5 de junio de 1988, la iniciativa Vida de Leipzig pide el rescate del río Pleisse mediante una marcha conmemorativa. Doscientos jóvenes participan en ella. Quieren aprovechar el día mundial del medio ambiente para denunciar de forma efectiva el desastroso estado medioambiental de Leipzig.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft
Pancarta del movimiento ecologista disidente. A principios de los años 1980, la deforestación en las montañas de media altura de la RDA alcanza una magnitud catastrófica. La cúpula del SED elude una discusión pública sobre el tema.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft/Plakatsammlung
Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang