Manifestación del sindicato polaco Solidaridad en el lugar de peregrinación Czestochowa (Polonia). El sindicato ilegal Solidaridad se convierte en un movimiento de masas que ya no es posible detener.
Fuente: AP Photo

Las bibliotecas sobre medio ambiente

En septiembre de 1986 abre sus puertas la Biblioteca sobre Medio Ambiente en la parroquia de la iglesia Zionkirche en Berlín Este. En ella, los visitantes no sólo pueden informarse sobre problemas medioambientales, sino también sobre otros temas sociales que son tabú. Además de panfletos criticando el sistema, los grupos opositores publican periódicos sobre medio ambiente, que son una de las publicaciones más ampliamente difundidas en la RDA. Los artistas críticos exponen sus obras en una galería. En las mismas salas tienen lugar seminarios, ponencias, exhibiciones de películas y conciertos. La Biblioteca sobre Medio Ambiente de Berlín acabará convirtiéndose en un lugar de información y encuentro central para los opositores de todo el país.

Vista de la iglesia Zionskirche. La Biblioteca sobre Medio Ambiente de Berlín Este consigue ser alojada en el sótano de la parroquia gracias al valiente sacerdote Hans Simon. La comunidad protege a los opositores.
Fuente: picture-alliance/dpa
Umweltblätter de julio de 1989. La revista clandestina se publica casi cada mes. Comienza en 1986 con una edición de 150 ejemplares, que llega a los 4.000 en septiembre de 1989. En el cuadernillo se tratan temas que no son incluidos o son tergiversados ideológicamente en los medios estatales.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft
Los visitantes del sótano de la parroquia de Zion pueden informarse sobre las acciones y eventos oposicionistas que tienen lugar en toda la RDA. La biblioteca ofrece publicaciones clandestinas de todo el país, así como literatura prohibida.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft/Wolfgang Rüddenklau
La Biblioteca sobre Medio Ambiente de Berlín, mayo de 1988. Uta Ihlow mecanografiando clichés para la impresión del boletín disidente Umweltblätter. La impresión de revistas requiere un gran esfuerzo. Los clichés tienen que ser mecanografiados múltiples veces incluso para las ediciones pequeñas. Cada boletín es ordenado y grapado a mano.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft/Wolfgang Rüddenklau
Los miembros de la Biblioteca sobre Medio Ambiente se reúnen cada martes para planificar su trabajo. Hasta la caída del Muro, participan en numerosas actividades oposicionistas en Berlín Oriental. En otoño de 1989, la imprenta trabaja las 24 horas. Se distribuyen diez mil ejemplares de las declaraciones de todos los movimientos civiles, partidos e iniciativas de la oposición.
Fuente: Harald Hauswald/OSTKREUZ
Anuncio de la exposición "Die andere Seite einer Stadt" (la otra cara de una ciudad) del escritor Lutz Rathenow y el fotógrafo Harald Hauswald en la Biblioteca sobre Medio Ambiente en 1987. Hauswald y Rathenow publican su declaración de amor a Berlín Este en forma de libro en la RFA, puesto que no es posible su publicación en la RDA.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft

A partir de mediados de 1980 se fundan otras bibliotecas similares en otros lugares de la RDA. Éstas se convertirán para los grupos opositores en importantes centros de educación y coordinación. En su labor como espacios para la discusión abierta y la cooperación, constituyen centros de aprendizaje de la democracia. Empleados de la Stasi vigilaban y seguían la escena y procuraban impedir su trabajo, así como evitar cualquier trascendencia pública.

Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang