Manifestación del sindicato polaco Solidaridad en el lugar de peregrinación Czestochowa (Polonia). El sindicato ilegal Solidaridad se convierte en un movimiento de masas que ya no es posible detener.
Fuente: AP Photo

Primeros pasos hacia la revolución

El proceso de reforma política interna en la Unión Soviética permite una democratización en todo el bloque del Este, pero los dirigentes de la RDA rechazan cualquier reforma. Esto tiene consecuencias. Aumenta el número de personas que quieren abandonar el país para siempre. Otros protestan cada vez más fuerte reclamando sus derechos.

Manifestación del sindicato polaco Solidaridad en el lugar de peregrinación Czestochowa (Polonia). El sindicato ilegal Solidaridad se convierte en un movimiento de masas que ya no es posible detener.
Fuente: AP Photo

En 1985 comenzó en la Unión Soviética un proceso de reforma política interna liderado por el jefe de Estado Michail Gorbachov. Esto permite que se inicien también procesos de democratización en el este y el centro de Europa. A principios de 1989 se acentúa en esta zona la crisis política y económica. Comienza el proceso de decadencia de las dictaduras comunistas. En Polonia y Hungría se aplican reforman políticas.

Por el contrario, los dirigentes de la RDA mantienen su curso de forma invariable y aprueban la represión sangrienta del movimiento pacífico de democratización en China. La población de la RDA lo toma como una advertencia y temen que se produzcan conflictos violentos en su propio país. Muchos solicitan un permiso para salir de él. Los críticos que permanecen en el país protestan contra el falseamiento de los resultados de las elecciones comunales de 1989 demostrado por la oposición. Reclaman derechos humanos y civiles.

Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang