Robert-Havemann-Gesellschaft/Frank Ebert

Zionskirche

La Iglesia Sión fue el escenario central del Otoño Revolucionario de 1989. En el sótano de la casa parroquial fueron imprimidos miles de folletos y hojas volantes de la Biblioteca del Medio Ambiente, que después fueron distribuidos por todo el país. La única imprenta libre de la RDA produjo en esos días, hora tras hora, infinidad de folletos informativos sobre la situación del país y sobre las declaraciones y las llamadas de la oposición a la ciudadanía.

Ya en 1987, la dirección del Partido Comunista trató de eliminar ese centro de la oposición. Por primera vez desde la década de 1950, penetraron las fuerzas de seguridad del Estado en terreno de la Iglesia. La policía secreta y la Fiscalía irrumpieron en la Biblioteca del Medio Ambiente, se apoderaron de los equipos de impresión y detuvieron a los miembros del grupo. Una vigilia de oración en la Iglesia de Sión, así como las protestas nacionales e internacionales terminaron teniendo el efecto de un evento mediático. 

Los medios de comunicación de Alemania Occidental difundieron ampliamente las noticias y las fotos. El gobierno de Alemania Oriental se vio obligado a liberar a los detenidos. A partir de esta derrota, la dictadura SED nunca pudo recuperarse completamente. El hecho de que se hubiese conseguido un éxito, obligando a las autoridades a dar marcha atrás, fortaleció la confianza de la oposición de Alemania Oriental. La revolución de 1989 consiguió establecer una red de contactos entre la oposición a nivel nacional, el trabajo de quiénes los apoyaban desde Occidente y los canales secretos de comunicación entre el Este y el Oeste.

Opposition newsletters from 1989, which were duplicated in the Environmental Library to produce several thousand copies.
Quelle: Robert-Havemann-Gesellschaft/Frank Ebert
En la mañana del 27 de noviembre de 1987, participantes de la vigilia colocan una visible pancarta en la torre de la iglesia. Exigen la liberación de los miembros de la Biblioteca sobre Medio Ambiente detenidos. La policía y la Stasi llaman a los bomberos para que retiren la pancarta.
Quelle: Robert-Havemann-Gesellschaft/Siegbert Schefke
Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang