Protestas contra el nombramiento de Egon Krenz como presidente del Consejo de Estado el 24 de octubre de 1989 frente al edificio del Consejo de Estado en Berlín Este.
Fuente: picture-alliance/dpa/Wolfgang Kumm

Cada vez más personas quieren irse

Más de cien mil personas solicitan en la primera mitad de 1989 un permiso para viajar a la República Federal. No ven ninguna perspectiva en la RDA y han perdido toda confianza en los líderes políticos. Diez mil personas abandonan el país en verano. Muchos se refugian en las representaciones diplomáticas de la República Federal en Praga, Budapest, Varsovia y Berlín Este.

Una pareja de alemanes orientales de camino al campamento de refugiados húngaro Csilleberc en Budapest el 4 de septiembre de 1989.
Fuente: akg-images/AP

En mayo de 1989, Hungría comienza a abrir sus puestos fronterizos hacia Austria. Los medios de Alemania Occidental informan ampliamente sobre el hecho y desencadenan la huida más masiva en la historia de la RDA. Diez mil personas, sobre todo jóvenes, huyen durante las semanas de vacaciones a través de los Estados vecinos del bloque del Este. Con los resultados falseados de las elecciones comunales del 7 de mayo de 1989 en mente, votan ahora con los pies.

Cada vez más personas saltan las vallas y muros de las abarrotadas embajadas de la República Federal. El 30 de septiembre, el ministro de Exteriores de la RFA, Hans-Dietrich Genscher, anuncia en Praga el anhelado permiso para viajar a la República Federal. Su voz es ahogada por los gritos de júbilo y liberación. Los líderes de la RDA no son capaces de reaccionar de forma adecuada a la huida masiva y la voluntad de reforma del pueblo.

Estadísticas de los traslados a la República Federal desde 1949 a finales de 1989.
Fuente: Statistik der Übersiedlungen in die Bundesrepublik von 1949 bis Ende 1989.
Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang