Protestas contra el nombramiento de Egon Krenz como presidente del Consejo de Estado el 24 de octubre de 1989 frente al edificio del Consejo de Estado en Berlín Este.
Fuente: picture-alliance/dpa/Wolfgang Kumm

Huida a través de Praga

Hans-Dietrich Genscher anuncia la concesión del primer permiso para viajar a 6.000 refugiados de la RDA el 30 de septiembre de 1989 desde el balcón de la Embajada de la RFA en Praga. Cuatro días después varios miles de personas vuelven a esperar delante de la embajada para acceder a Occidente.
Fuente: picture-alliance/dpa/Kemmether
Una madre se despide de su hija a través de la reja de la Embajada de la RFA en Praga el 3 de septiembre de 1989.
Fuente: picture-alliance/dpa/Kemmether
Policías checos intentan impedir, en parte con métodos brutales, que los alemanes orientales puedan saltar la valla de la embajada.
Fuente: AP-Photo/DE/stf/Diether Endlicher
Alojamiento improvisado en el recinto de la embajada en Praga en septiembre de 1989.
Fuente: picture-alliance/ZB/CTK
El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania Occidental Hans-Dietrich Genscher (der.) y el ministro de la Cancillería Rudolf Seiters (izq.) informan a la prensa el 30 de septiembre de 1989 sobre la acogida de refugiados en la RFA.
Fuente: picture-alliance/dpa/Kemmether
En octubre de 1989, la Stasi trae de vuelta a la RDA los coches abandonados por quienes salen del país.
Fuente: Die Bundesbeauftragte für die Unterlagen des Staatssicherheitsdienstes der ehemaligen DDR

Durante los meses vacacionales de 1989, cientos de alemanes orientales intentan refugiarse en la embajada de la República Federal en Praga. Viajar al país vecino comunista no resulta complicado, ni tampoco llegar hasta Hungría. Cuando los controles en la frontera entre Checoslovaquia y Hungría se vuelven más estrictos, asciende a miles el número de personas que ocupan la embajada en Praga.

Numerosas conversaciones a nivel diplomático alcanzan por fin un compromiso: Los refugiados pueden viajar a la República Federal. Eso sí, tienen que viajar a través del territorio de la RDA para que consten como oficialmente expulsados. La noche del 30 de septiembre viajan a la RFA en trenes especiales. Nada más transmitirse al mundo las imágenes de los jubilosos refugiados, miles de alemanes orientales buscan de nuevo asilo en la representación diplomática de la República Federal y consiguen llegar a Occidente por la misma vía en los días subsiguientes.

Como consecuencia, los líderes de la RDA cierran la frontera a Checoslovaquia el 3 de octubre de 1989 y encierran por completo a los alemanes orientales en su propio país. Pero las voces críticas en la RDA suenan cada vez más altas. Exigen reformas públicamente, así como derechos y libertades democráticas.

El periódico del partido SED ##Neues Deutschland## informa sobre la salida del país el 2 de octubre de 1989. Un comentario del jefe de Estado y de partido Erich Honecker desata la indignación de amplios círculos de la población de la RDA.
Fuente: Neues Deutschland, 02.10.1989
Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang