Protestas contra el nombramiento de Egon Krenz como presidente del Consejo de Estado el 24 de octubre de 1989 frente al edificio del Consejo de Estado en Berlín Este.
Fuente: picture-alliance/dpa/Wolfgang Kumm

Cae el Muro

“Vamos a abrir las compuertas, vamos a abrirlo todo”. Con estas palabras ordena un oficial fronterizo de la Bornholmer Straße la apertura del primer puesto fronterizo en torno a las 23:30 horas del 9 de noviembre de 1989. La barrera es puesta a un lado y se dejan de realizar controles.
Fuente: Andreas Schoelzel
Ausweisdokument mit Stempel vom 9.11.1989, Grenzübergang Bornholmer Straße
Fuente: Siegbert Schefke
Checkpoint Charlie, el puesto fronterizo de los Aliados, es un símbolo de la ciudad dividida. A lo largo de la noche del 9 de noviembre de 1989, más y más berlineses occidentales se reúnen allí. Gritan: “Queremos entrar”. “Queremos salir”, respondían desde la parte oriental. Juntos fuerzan la apertura del puesto fronterizo.
Fuente: AP-Photo/Lutz Schmidt
Berlineses del Este y el Oeste reunidos felizmente tras 28 años de división en la avenida Kurfürstendamm en Berlín Occidental en la noche del 9 de noviembre de 1989.
Fuente: Rolf Zöllner
Todo el mundo se congratula: Los medios internacionales informan en directo sobre la caída del Muro, tanto tiempo anhelada, pero no siempre considerada posible.
Fuente: Hans-Peter Stiebing
Am 10. November 1989 wird von der Oderberger Straße in Ost-Berlin zur Bernauer Straße in West-Berlin die Mauer durchbrochen.
Políticos de Alemania Occidental ante el Ayuntamiento de Schöneberger el 10 de noviembre de 1989. Expresan su alegría por la apertura del Muro ante 30.000 personas, pero también advierten contra las imprudencias. Hans-Dietrich Genscher (ministro de exteriores, izq.), Helmut Kohl (canciller, centro) y Willy Brandt (presidente honorífico del SPD, der.).
Fuente: picture-alliance/dpa
La Puerta de Brandeburgo ejerce una atracción mágica sobre los berlineses. Los berlineses occidentales ocupan el Muro el 9 de noviembre de 1989. Los berlineses orientales se suman a ellos durante unas horas hasta que se vuelve a bloquear la parte oriental. Los berlineses occidentales siguen bailando sobre el Muro. Las tropas fronterizas no recuperarán el control de la situación hasta el 11 de noviembre.
Fuente: AP-Photo/Thomas Kienzle
Der damals 28-jährige Mathias Vieth aus Rostock verfasst einen Tag nach dem Fall der Mauer einen Brief an seine Schwester in Berlin.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft/Mathias Vieth

Öffnung der Grenze am Grenzübergang Bornholmer Straße am 9. November 1989 (Spiegel TV)

SED-Kundgebung am 10. November 1989 im Lustgarten

Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang