Protestas contra el nombramiento de Egon Krenz como presidente del Consejo de Estado el 24 de octubre de 1989 frente al edificio del Consejo de Estado en Berlín Este.
Fuente: picture-alliance/dpa/Wolfgang Kumm

El pueblo se pone en huelga

En noviembre de 1989, la influencia del partido de Estado SED sigue siendo omnipresente: en las empresas e instituciones, en la enseñanza, en el ejército y en los barrios. En vista de la crisis política y de la miseria económica en la que está sumida la RDA, el SED es rechazado de forma cada vez más radical por la población, que le hace responsable.

La creciente protesta contra el partido y su servicio de seguridad se manifiesta hasta febrero de 1990 de muy diversas maneras. Entre ellas, manifestaciones, huelgas y revueltas en las prisiones. En las empresas y por parte de los movimientos civiles se producen numerosos llamamientos y recogidas de firmas.

Incluso los miembros de la Policía Nacional y del Ejército Popular Nacional protestan. No quieren seguir siendo los alguaciles del SED. A finales de noviembre se manifiestan incluso algunos miles de empleados del Ministerio para la Seguridad del Estado (Ministerium für Staatssicherheit), eso sí a puertas cerradas, en el patio del Ministerio. Reclaman la dimisión de sus directivos.

Varias fábricas de Dresde convocan una huelga de advertencia el 24 de enero de 1990. Al igual que en otros sitios, denuncian que las antiguas estructuras de poder sólo están sido renovadas y no sustituidas por estructuras democráticas.
Fuente: Steffen Giersch/Dresden
El 30 de noviembre de 1989, 1.800 reclusos de la prisión Bautzen I inician una huelga de hambre. A partir del 4 de diciembre, se producen huelgas en las cárceles Bautzen II, Karl-Marx-Stadt, Stollberg y Plauen. Y a éstas les seguirán otras. Los presos reclaman condiciones de reclusión humanas y la revisión de las sentencias en base a principios del Estado de Derecho.
Fuente: imago stock & people/Schulze
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft
Muchas personas indignadas recogen firmas contra el SED en numerosas empresas, como estos empleados de un hospital de Stollberg (Sajonia). Quieren evitar que el partido, responsable de la mísera situación en la RDA, pueda seguir ejerciendo influencia.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft
En noviembre de 1989 circulan en Haldensleben (Sajonia-Anhalt) panfletos con esta necrológica sobre el SED.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft
Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang