Protestas contra el nombramiento de Egon Krenz como presidente del Consejo de Estado el 24 de octubre de 1989 frente al edificio del Consejo de Estado en Berlín Este.
Fuente: picture-alliance/dpa/Wolfgang Kumm

¡Nosotros somos el pueblo!

Las pacíficas «manifestaciones de los lunes» organizadas por los grupos opositores de Leipzig se convierten en la principal forma de acción del movimiento de protesta en todo el país. Cada vez más personas acuden a ellas. El 9 de octubre de 1989 se decide en Leipzig el destino de decenas de miles.

Manifestación en el centro de Leipzig el 9 de octubre de 1989.
Fuente: Heinz Löster

En otoño de 1989, una y otra vez se reúnen personas en la plaza de la iglesia Nikolai de Leipzig tras las oraciones por la paz de los lunes. Reclaman la libertad de viajar y opinar. A pesar de las numerosas detenciones, el número de manifestantes crece cada semana. La tarde del 25 de septiembre, la policía bloquea las calles en torno a la iglesia. No obstante, 5.000 manifestantes se abren paso hasta el centro de la ciudad. Al lunes siguiente son ya 20.000 las personas que marchan por Leipzig.

El 9 de octubre la atmósfera de la cuidad está crispada al máximo. Miles de agentes de las fuerzas de seguridad vigilan las calles. Corren rumores de una presumible represión violenta de la manifestación. Aún así, la gente no ceja en su protesta. Decenas de miles de personas se manifiestan esa tarde contra la situación política imperante en la RDA y gritan “Wir sind das Volk” (Nosotros somos el pueblo). Las fuerzas de seguridad no intervienen.

Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang