source: Robert-Havemann-Gesellschaft/Dirk Vogel
volver a la lista

Almuth Berger

born 1943 in Tangermünde

Los padres de Almuth Berger, teólogos que habían sido miembros de la Iglesia Confesora durante la época nazi, dieron un ejemplo vivo a sus hijos de lo que significa el ecumenismo. A la mesa familiar se sentaban con frecuencia invitados de África o India; se respetaban los diferentes colores de piel, culturas y religiones. "Este espíritu abierto y tolerante me ha marcado", afirma Almuth Berger, que a los 17 soñaba con dar clases a niños en África, pero que al final estudió teología en Berlín.

Se casó durante la carrera, su marido era uno de los primeros Bausoldaten (soldados constructores). La cúpula eclesiástica no veía con buenos ojos a una mujer casada en una parroquia, lo cual le impidió presentarse al segundo examen de Estado de Teología hasta 1975, momento en el que ya habían nacido sus tres hijas. En 1976 se fue a Magdeburgo siguiendo a su marido, colaboró en la organización de los domingos por la paz y las décadas ecuménicas por la paz y participó activamente en la fundación del grupo Frauen für den Frieden (Mujeres por la Paz) en Magdeburgo. "Queríamos animar y motivar a la gente para movilizarse por la paz y la justicia".

En 1985, de vuelta en Berlín, se hizo cargo de la parroquia de Bartholomäus en Friedrichshain. Aquí intentó de nuevo dar apoyo a la gente, crear espacios de discusión, reflexionar junto con otros acerca de cómo se debería educar para fomentar la paz. En su parroquia actuaban artistas como Freya Klier o Stefan Krawczyk, aunque ambos tenían prohibido actuar en la RDA.

A partir de 1986 hubo en la parroquia un grupo de jóvenes cristianos mozambiqueños, a los que en un principio la pastora sólo les puso a disposición una sala para celebrar misa. No obstante, pronto empezaron a celebrarse encuentros periódicos, para los que Almuth Berger incluso aprendió portugués. En 1988, fundó junto con un grupo de jóvenes la Cabaña, uno de los primeros lugares de encuentro para nacionales y extranjeros de la RDA, el cual constituyó un ejemplo para la fundación de otros centros en otras ciudades. A ellos acudían mozambiqueños, chilenos, palestinos, chinos. Allí podían hablar abierta y libremente con alemanes, algo que no era bien visto por las autoridades.

En 1987 surgió la iniciativa Absage an Praxis und Prinzip der Abgrenzung (Negación de la Práctica y el Principio de la Segregación), con la decisiva participación de Almuth Berger, y de la cual se derivó en verano de 1989 el movimiento civil Demokratie Jetzt (Democracia Ahora). El interés de este grupo no radicaba solamente en denunciar la restricción de la libertad de viajar que suponía el Muro, sino también en la convivencia con los países vecinos y en la crítica de la segregación que se daba en la Iglesia y la sociedad. Para Almuth Berger, tanto la celebración de las misas para interceder por los encarcelados en 1988, como la vigilancia electoral o la integración de los extranjeros formaban parte de una misma causa. Cuando fue nombrada delegada de inmigración del último Gobierno de la RDA en 1990 y después de Brandeburgo, como ella misma afirma, comenzó la etapa más intensa y emocionante de su vida.

Almuth Berger ha seguido participando activamente en la parroquia y en el municipio tras su jubilación. Su deseo sigue siendo incentivar a la gente para que luchen por la justicia: "porque hay que ver la realidad tal cual es".

Nanette Hojdyssek

Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang