“Picadores del Muro” el 10 de noviembre de 1989. La gente empieza a echar abajo el Muro por cuenta propia. El desmantelamiento oficial comienza también en noviembre de 1989 en Potsdamer Platz y continúa a partir del 20 de febrero de 1990 entre la Puerta de Brandeburgo y el puesto fronterizo de Checkpoint Charlie.
Fuente: Bundesregierung/Uwe Rau

La unión económica, monetaria y social

En vista de la crisis política, social y económica que impera en la RDA, durante la primera mitad de 1990, en torno a un cuarto de millón de alemanes orientales abandona el país en dirección a la República Federal. La mayoría son jóvenes bien preparados.

El Gobierno Federal se niega a estabilizar la RDA inyectando dinero en el país. En febrero de 1990, sugiere integrar la RDA lo antes posible en el sistema monetario y económico de la RFA. El 18 de mayo se firma el Tratado Interestatal sobre una unión económica, monetaria y social, que contiene también importantes disposiciones laborales y sociales.

A partir del 1 de julio de 1990, el marco alemán de la República Federal se convierte en el único medio de pago en la RDA. El cambio monetario del marco de la RDA (Ostmark) al marco alemán se realiza con una tasa de conversión de uno a uno para los sueldos, alquileres y rentas para evitar desventajas económicas y sociales. Además se introdujeron la libertad de competencia y de fijación de precios y el derecho a la propiedad privada como elementos centrales de una economía de mercado.

Los líderes del SED intentan ocultar la inminente quiebra del Estado el máximo tiempo posible. Pero la debilitada industria, las ciudades en decadencia, el deterioro medioambiental y la economía de escasez hablan por sí mismos. Fotos de 1990: colectores de polvo defectuosos en una fábrica de briquetas de carbón en Lauchhammer
Fuente: Bundesarchiv/183-1990-0509-018/Rainer Weisflog
[Translate to Spanisch:] Die SED-Führung versucht, den bevorstehenden Staatsbankrott so lange wie möglich zu vertuschen. Doch daniederliegende Industrie, verfallende Städte, Umweltschäden und Mangelwirtschaft sprechen ihre eigene Sprache. Aufnahme von 1990: Fassade in Berlin-Mitte.
Los líderes del SED intentan ocultar la inminente quiebra del Estado el máximo tiempo posible. Pero la debilitada industria, las ciudades en decadencia, el deterioro medioambiental y la economía de escasez hablan por sí mismos. Fotos de 1990: el barrio Andreasviertel de Erfurt.
Fuente: Bundesregierung/Lehnartz
El primer ministro de la RDA, Hans Modrow (delante de la columna), y el ministro federal de Hacienda, Theodor Waigel (a la derecha de Modrow), el 13 de febrero de 1990 en Bonn. La presión de la población y la negativa de la RFA a concederle una ayuda de miles de millones obligan al Gobierno Modrow a entablar conversaciones sobre una unión económica y monetaria.
Fuente: picture-alliance/ZB/Peter Zimmermann
La población y el Gobierno de la RDA reclaman que el cambio del marco de la RDA al marco alemán se haga con una tasa de conversión de 1:1, como en esta manifestación en Berlín Este del 5 de abril de 1990. Muchos expertos en economía de Alemania Occidental se declaran en contra debido a la productividad mucho menor de las empresas de la RDA.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft/Gerald Zörner
Los ministros de Hacienda de ambos Estados alemanes firman el Tratado Interestatal sobre una unión económica, monetaria y social el 18 de mayo de 1990: Theodor Waigel (sentado a la der.) en nombre de la RFA y Walter Romberg (sentado a la izq.) en nombre de la RDA. El tratado entra en vigor el 1 de julio de 1990.
Fuente: Bundesarchiv/1990-0518-025/Bernd Settnick
Rebajas en una tienda de Erfurt en mayo de 1990. Poco antes de la unión monetaria, las tiendas de la RDA se quedan prácticamente vacías. Los comerciantes dejan de comprar mercancía puesto que esperan la llegada del marco occidental para pedir nuevos productos.
Fuente: Schicker Fotodesign
La noche anterior al 1 de julio de 1990, el día de la unión monetaria, la gente acude en masa a los bancos. Poco antes de medianoche se realiza el cambio monetario del patrimonio del primer cliente de la sucursal del Deutschen Bank en Alexanderplatz, Berlín Este. Éste recibe como regalo una libreta de ahorro por valor de 100 marcos alemanes.
Fuente: Schicker Fotodesign
Miradas curiosas en el centro comercial Centrum de Berlín Este. Nuevos productos llenan los escaparates de las tiendas y grandes almacenes justo a tiempo para la unión monetaria. Puesto que el cambio monetario se produce en domingo, la población de la RDA tiene que esperar hasta el día siguiente para poder gastar su nuevo dinero.
Fuente: Bundesregierung/Lehnartz
[Translate to Spanisch:] Schlange stehen vor der Sparkasse, hier in Leipzig. Im Mai und Juni 1990 erhalten DDR-Bürger Anträge für die Umstellung ihrer Sparguthaben zur Währungsunion.
El comerciante Peter Voigt hace valer su libertad de empresa y lleva a cabo su propia unión monetaria ya en enero de 1990. Encuentra un proveedor en Occidente, consigue el permiso estatal para aceptar dinero occidental y vende a su clientela la anhelada fruta a cambio de marcos alemanes.
Fuente: Frankfurter Neue Presse/Frank Horlbeck
Carta a Wolfgang Ullmann de Democracia Ahora, 25 de febrero de 1990: Los alemanes orientales están preocupados por sus derechos sociales, su seguro médico, su pensión, etc. Por ello, la unión social exige un impulso presupuestario por parte de Alemania Occidental para el seguro de pensiones y de desempleo de la RDA.
Fuente: Robert-Havemann-Gesellschaft
Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang