“Picadores del Muro” el 10 de noviembre de 1989. La gente empieza a echar abajo el Muro por cuenta propia. El desmantelamiento oficial comienza también en noviembre de 1989 en Potsdamer Platz y continúa a partir del 20 de febrero de 1990 entre la Puerta de Brandeburgo y el puesto fronterizo de Checkpoint Charlie.
Fuente: Bundesregierung/Uwe Rau

Libertad sin fronteras

Las reglas antiguas ya no son válidas y las nuevas se van imponiendo poco a poco. En esta situación transitoria, los alemanes del Este van desarrollando un sentimiento desconocido entre “ansias de todo”, esperanzas y miedos. Se dan cuenta de que su país está cambiando.

Graffiti “Change” (cambio) en el Muro de Berlín en 1990.
Fuente: Maro/Umbruch Bildarchiv/Berlin

La democratización del Estado y la sociedad en lo que aún es la RDA hace posible muchas cosas. Se crean diversas iniciativas políticas y sociales “desde abajo”.

Los ciudadanos se hacen independientes, ponen en marcha representaciones de intereses y privan de poder a los funcionarios del SED-PDS que aún ejercen cargos públicos. Se preocupan por el medio ambiente y la conservación de sus ciudades, crean revistas, se movilizan en favor de la educación y los derechos de los trabajadores. A menudo reciben ayuda espontánea y al margen de la burocracia de la RFA. Descubren el hasta ahora prohibido Occidente de formas muy diversas.

Los cambios se hacen patentes en la vida cotidiana de todo el país. En Berlín se vuelven especialmente visibles. El Muro desaparece y la ciudad dividida se va uniendo.

Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang