source: Robert-Havemann-Gesellschaft/Dirk Vogel
volver a la lista

Katja Havemann

born 1947 in Neubarnim

Quien ve por primera vez a Katja, que en realidad se llama Annedore, puede llevarse una impresión equivocada. Su amable deferencia va acompañada de un análisis muy crítico de quien tiene delante. Habla sosegadamente, escogiendo las palabras, también sabe callar y pensar para sus adentros. El ser el centro de atención va totalmente en contra de su carácter. Raras veces y con reparo acepta la petición de hacer uso en actos públicos de su famoso nombre, Havemann, apellido que ostenta como viuda de Robert Havemann. 

Esta mujer da la cara de una manera diferente, sin intentar acaparar la atención pública. No crea ningún revuelo en torno a su persona y es más como un sólido pilar en el que se apoyan los demás. Para los espíritus inquietos, que hoy se conocen de forma colectiva como oposición en la RDA, no sólo era la protectora de la herencia de Robert Havemann, sino también una instancia en sí misma. En otoño de 1989, su terreno en Grünheide, cerca de Berlín, fue la cuna de una iniciativa que contribuiría de forma decisiva a que por fin se produjeran cambios en la RDA. La anfitriona, junto con su mejor amiga, Bárbel Bohley, había invitado a casi treinta compañeros de la oposición para dar vida al movimiento cívico Neues Forum. Desde entonces, estuvo siempre presente cuando el grupo celebraba un encuentro, cuando se preparaban manifestaciones o cuando se exigió que se hicieran públicas las actas de la Stasi ocupando el Archivo de Actas de la Stasi en otoño de 1990. 

La atención y el reconocimiento que la opinión pública asocia con el nombre de Katja Havemann no la llevaron a aceptar cargos ni a convertirse en un estandarte del movimiento cívico. Ejerciendo su formación como pedagoga social, desde mediados de los 1990 trabaja con personas necesitadas: discapacitados físicos, sociales o psíquicos. La retracción de su persona no hizo ni hace que deje de involucrarse en las discusiones sociales cuando considera que el tema es importante, como en el caso de la confrontación crítica con el pasado. Durante los largos años que pasó al lado de Robert Havemann y tras su muerte en 1982, fue víctima de numerosas traiciones por parte de los movimientos de Berlín Este como Frauen für den Frieden (Mujeres por la Paz) o Initiative für Frieden und Menschenrechte (Iniciativa por la Paz y los Derechos Humanos). Vio cómo algunas personas cedían por beneficio propio. Sin embargo, jamás sintió deseos de venganza. 

Irena Kukutz

Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang