source: Robert-Havemann-Gesellschaft/Dirk Vogel
volver a la lista

Ulrike Poppe

born 1953 in Rostock

La actividad política de Ulrike Poppe giraba y sigue girando en torno a los derechos humanos en el sentido amplio del término, tanto en relación con la sociedad, como con el Estado. Para Ulrike Poppe, los derechos humanos son, por un lado, Derecho codificado, cuya aplicación tiene que hacerse efectiva hasta en la vida cotidiana; y, por otro, tienen una dimensión existencial. Permiten, como escribiera en 1978 Václav Havel, vivir en la verdad. Ella ve en ese ‟intento de vivir en la verdad” un imperativo moral y político, así como un estilo de vida que desgarra la telaraña de mentiras de la dictadura. No era sólo una exigencia, sino al mismo tiempo un camino a seguir para romper con la inmadurez prescrita por la dictadura comunista.

El primer y muy decisivo paso que dio Ulrike Poppe fue dejar de estudiar Bellas Artes e Historia en la Universidad Humboldt de Berlín en 1973 por no querer trabajar en un futuro como maestra al servicio de la dictadura. Dentro del grupo Frauen für den Frieden (Mujeres por la Paz), de las iniciativas Initiative Frieden und Menschenrechte (Iniciativa por la Paz y los Derechos Humanos) y Absage an Praxis und Prinzip der Abgrenzung (Negación de la práctica y el principio de la segregación), así como del grupo Netzwerk Frieden (Red Pacifista), Ulrike Poppe estableció de forma concreta las bases intelectuales que dieron rumbo a la revolución pacífica de 1989/90. En octubre de 1986, con motivo del 30 aniversario del levantamiento popular húngaro, Ulrike Poppe abogó, junto con otros defensores de los derechos civiles, provenientes de Hungría, Checoslovaquia y Polonia, por la autodeterminación de las naciones del Bloque del Este y por una superación pacífica de la división de Europa. En diciembre de 1987, Initiative Frieden und Menschenrechte formuló públicamente el objetivo de establecer la democracia y el Estado de Derecho en la RDA. Estas metas volvieron a ser retomadas en septiembre de 1989 por el recién fundado movimiento ciudadano Demokratie Jetzt (Democracia Ahora), cuando su portavoz, Ulrike Poppe, reclamó un referéndum contra el ‟papel dirigente del SED” y se declaró a favor de una sociedad fiduciaria que transformara de forma justa el patrimonio financiero de la RDA. Demokratie Jetzt instó a un diálogo reformador social e institucionalizado: las llamadas mesas redondas. Y fue precisamente Ulrike Poppe la que representó a Demokratie Jetzt en la Mesa Redonda Central de Berlín.

Cuando a raíz de la apertura de los archivos supo que algunos amigos la habían traicionado y se enteró de la vigilancia y las medidas represivas y manipuladoras a las que había sido sometida por la Stasi, adoptó una actitud que fue vista como un ejemplo a seguir. Esta actitud que exigía de los autores un proceso de aprendizaje antes de poder confrontar a las víctimas con la necesidad de un diálogo, le hizo abstenerse de un precipitado discurso en torno a la reconciliación; discurso que había surgido producto de las consideraciones que imponía la actualidad política de entonces. En diciembre de 2009, Ulrike Poppe fue elegida por unanimidad en el Parlamento de Brandeburgo como delegada del Land para la investigación y evaluación de la dictadura comunista en la RDA. 

Christian Sachse

Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang