source: Robert-Havemann-Gesellschaft/Frank Ebert
source: Robert-Havemann-Gesellschaft/Dirk Vogel
volver a la lista

Walter Schilling

born 1930 in Sonneberg, died 2013 in Saalfeld

En 2010, el día en que Walter Schiling celebró su octogésimo cumpleaños, una comunidad ilustre se dio cita y le rindió homenaje. Esto le resultó algo embarazoso. Walter Schilling fue, sin embargo, un personaje que marcó el estilo y la personalidad de miles de jóvenes en la RDA. Fue una figura importante, un pionero de la revolución, una persona alegre e intrépida que no temió a nada en aquellos tiempos funestos, un ejemplo a seguir. Pero, al mismo tiempo, él posee una característica propia de los auténticos revolucionarios: el ser un personaje anónimo más allá de su medio y de su región. Precisamente allí donde otros pugnaban por estar delante de las cámaras y los micrófonos, el brillaba por su ausencia. Esforzarse por alcanzar la fama fue y es algo completamente ajeno a su naturaleza; tenía, en sí, asuntos mucho más importantes de los que ocuparse.

Los padres de Walter Schillings pertenecían a la Iglesia Confesora. Después de la guerra, decidió hacerse también sacerdote y trabajó hasta su jubilación, en 1995, como párroco de la parroquia de Braunsdorf-Dittrichshütte en Saalfeld. Los viejos graneros de la casa parroquial de Braunsdorf se convirtieron en lugar de peregrinaje para jóvenes inadaptados. A partir de 1968, el movimiento hippie encontró aquí las puertas abiertas. Bonhoeffer, el famoso disidente alemán de la época del Nacionalsocialismo, había apadrinado el concepto de la Iglesia de los otros. Del mismo modo, Schilling tenía un gran poder de atracción por ser visto como uno de aquellos marginados por el Estado del SED. Lo esencial para él era hablar en primera persona para así motivar a los demás. Walter Schilling llegó a convertirse en una figura simbólica del trabajo con un espíritu abierto, en un personaje central para el movimiento pacifista independiente, para la oposición y, más tarde, para el movimiento ciudadano. La Stasi lo perseguía e intentaba desmoralizarlo, lo acosaba y molestaba; sin embargo, no logró acabar con él.

Fue por eso más que lógico que contribuyera de manera determinante a la organización en 1987 del Kirchentag von Unten (congreso de la Iglesia desde abajo) en Berlín Este y que llegara a ser una figura central de la iniciativa Kirche von Unten (Iglesia desde abajo). En 1989, después de largas y tediosas discusiones con los gremios de la cúpula de la Iglesia, Schilling pasó a ser “párroco de su confianza”. Ningún otro hubiera podido ser tomado en cuenta para cumplir ese rol, ni siquiera en lo más mínimo. En mayo de 1989, la iniciativa Kirche von Unten se convirtió en el centro en el que la oposición vigilaba el desarrollo de las elecciones: aquellas que conmocionaron de manera eficaz y persistente el socialismo del SED.

En octubre de 1989, Schilling participó en la vigilia de la iglesia Gethsemanekirche de Berlín Este, informando a través del teléfono de contacto, que allí se había organizado, a todas las regiones de la RDA sobre los atropellos cometidos por la policía. Schilling estuvo involucrado en la recopilación de los Gedächtnisprotokolle (memorandos), que fueron publicados bajo el título Ich zeige (Yo denuncio) y que contribuyeron a la deslegitimación del SED. Esclarecer las acciones de la dictadura, en especial, los crímenes cometidos por la policía secreta, se convirtió en los años siguientes en un asunto de suma importancia para él.

Ilko-Sascha Kowalczuk

Blog aufrufen
Kontakte aufrufen
zum Seitenanfang